Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

La biblioteca debe ser una bisagra entre la sociedad y la universidad

Los avances tecnológicos modifican constantemente los roles de las instituciones y sus instrumentos. Uno de los cambios que surgen están relacionados estrechamente con las bibliotecas. Por muchos años fue un recinto físico donde se acumulaban conocimientos en distintas variedades de formatos impresos, su calidad de servicios variaba de acuerdo a su organización y posibilidades de divulgar datos requeridos por los usuarios. Pero el desarrollo de las tecnologías de información y comunicación (TIC) obligó al replanteamiento del uso de las bibliotecas, particularmente las universitarias, tradicionalmente las más consultadas por un estudiantado ávido de conocimientos. En tal sentido, el doctor Luis Ordóñez, presidente de la Fundación InterConectados, reflexionó sobre las funciones de la biblioteca universitaria como ente movilizador de conocimientos para el beneficio de la comunidad. La conferencia fue resultado de una iniciativa de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (Faces) de la Universidad de Carabobo.   «La biblioteca universitaria debe traer el mundo a la universidad para que ésta a su vez se ponga al servicio de la sociedad», dijo Ordóñez. Así, se cumple un proceso en el estudiante universitario que al ponerse al servicio de su comunidad, termina aprendiendo de un modo más provechoso, añadió. Otro detalle en el que insistió el ponente fue la necesidad para una biblioteca y su respectiva universidad sobre lograr una colaboración eficiente. «No puede cada escuela, facultad o universidad resolverlo todo porque aún las universidades más grandes no tienen experticia en todos los campos». Para ello es muy importante en estos tiempos aprender a gerenciar la colaboración para aprender a gerenciar el conocimiento.  Y eso también requiere de una cultura de aceptación sobre sus ignorancias y su posterior conciencia de la necesidad de acudir a los intermediadores de conocimiento: «Nuestras sociedades están acostumbradas a relacionarse con miembros cercanos y conocidos, pero les cuesta hacerlo con otros ‘porque no lo conozco'». Esto crea lo que he llamado la «insularidad latinoamericana» en la que cada pequeña instancia quiere ser autónoma y eso conduce a situaciones como una facultad con siete bibliotecas que tienen todas la misma publicación pero por falta de presupuesto no obtuvieron otras de gran utilidad. Cuando podía lograrse que el conocimiento se ampliara y movilizara a todas las bibliotecas».   La conferencia e intercambio de impresiones en este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=Ej6v05aBNa4 Grandes retos tiene la biblioteca universitaria, así como la de instituciones de educación básica en los tiempos por venir.

1 Comentario
  • Henry Vazquez
    agosto 7, 2021

    El contenido de esta publicación no ha de ser más pertinente, sobre todo en estos tiempos con la imposibilidad de asistir presencialmente a las universidades. En este escenario, resalta el cambio radical que deben acometer las bibliotecas universitarias para ofrecer un servicio más acorde con la consulta y apoyo requeridos por los estudiantes y profesores. Cambiar de un servicio estático enmarcado en un recinto cerrado por un servicio dinámico totalmente abierto al mundo a través de la conexión por la Web; lo que se traduce en una infraestructura dotada de equipos y herramientas digitales disponibles a la comunidad estudiantil y profesoral, con la posibilidad cierta de obtener la información y el conocimiento de una gran variedad de áreas, temas e investigaciones de su interés. Este es el reto que deben afrontar las universidades para alojarse apropiadamente en esta era de la cuarta revolución industrial.

¿Qué opina?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: